Familia Dehoniana | Conectar, sentir, orar y compartir
17556
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-17556,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Conectar, sentir, orar y compartir

P. Francisco Javier Luengo Mesonero, scj
Delegado Provincial de Laicos Dehonianos

¡Frota la lámpara!

 

Si, de repente, saliera el Genio y te pidiera tres deseos. ¿Qué le pedirías? Bueno, quizá eso que se te está ocurriendo no es lo mejor. Vuelve a frotarla, el Genio te dice: “ahora pide, de verdad, lo que necesitas”. ¿Pedirías alguna de los verbos que encabezan estas palabras?

 

Se oye por todos los sitos, en las escaleras, en los cafés, paseando por la ciudad: “necesito desconectar”. Varía el color del pelo, el sexo, la raza, la edad, pero no varía la cara de agobio, de decepción, de hartazgo. Casi todos hemos dicho esa expresión y hemos puesto esa cara.

 

El problema es que no necesitamos desconectar sino lo contrario: conectar

 

Solo la conexión interior con lo que somos realmente, con la fuente que nos da de beber, con Aquel que nos ha creado, puede devolvernos la confianza. Por eso, conectar pasa obligatoriamente por otro verbo: sentir. Experimentar en lo más profundo de nuestra intimidad que somos amados, eso es lo que nos devuelve a la vida, a la vida auténtica.

 

Orar no es otra cosa que sentir que estamos vivos y que somos amados, diría Santa Teresa. Orar es caer en la cuenta de que Dios nos mira como unos padres miran a su hijo la mañana del día de reyes. El niño no se da cuenta, porque está focalizado en la maravilla de la sorpresa. Aunque el niño no lo sepa, el verdadero regalo es la mirada de sus padres. ¿Seríamos capaces de parar un poco en nuestro ajetreo y devolver esa mirada?

 

Lo que ocurra entre esos ojos que, de repente, se encuentran solo lo sabe quien lo experimenta. Sin embargo, ¡qué maravilla poder contarlo a quien lo entienda! Por eso compartir es el cuarto verbo que cierra el círculo de la experiencia significativa. No podemos quedarnos encerrados en las cuatro paredes de nuestra experiencia, como si todo esto fuera un “spa” espiritual. Hay que salir a la calle y compartir lo que hemos vivido.

 

Esta es nuestra propuesta para el II Encuentro de la Familia Dehoniana. Si sientes que la vida, en ocasiones, te pasa por encima; si vas agobiado a todos los sitios;  si necesitas desconectar, te invitamos a conectar, sentir, orar y compartir.

 

Ya sabes, en Guadarrama de la Sierra (Madrid), del 15 al 17 de febrero de 2019.