Familia Dehoniana | Gran acogida de la exposición “En el Principio” con más de 2.400 visitas
17425
post-template-default,single,single-post,postid-17425,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Gran acogida de la exposición “En el Principio” con más de 2.400 visitas

Gran acogida de la exposición “En el Principio” con más de 2.400 visitas

El pasado 15 de agosto se clausuró la exposición “En el Principio” que durante el mes que ha permanecido abierta ha recibido más de 2.400 visitas. Quienes se acercaron a ver la muestra pudieron contemplar 400 piezas que actualmente no se exponen en el Museo Arqueológico Padre Belda y que permanecen en los fondos del Museo para el estudio y la investigación.

La exposición “En el Principio. Geología, paleontología y arqueología en el diálogo entre Ciencia y Fe”, ubicada en la Basílica de Santa Teresa en Alba de Tormes, estuvo organizada por el Colegio y Seminario San Jerónimo y el Museo de Arqueología Padre Belda

De este modo, la comunidad religiosa del Colegio y Seminario San Jerónimo agradece esta oportunidad de acercar el Museo y la historia del antiguo convento jerónimo, donde se encuentra el Museo y el Colegio, a los turistas que visitan durante el verano la villa. La muestra ha supuesto también, para la organización, todo un reto: el espacio, enorme, de la Basílica de Santa Teresa y la figura, también enorme, del P. Ignacio María Belda, fundador del Museo, a quien la exposición ha permitido acercarse desde el punto de vista de la fe y la ciencia, sus dos grandes pasiones.

Clausurada la muestra, el público puede seguir disfrutando de la labor del fundador del Museo en el actual Colegio y Seminario San Jerónimo donde, desde el año 2008 y las ampliaciones de 2012 y 2015, el visitante puede contemplar y escuchar la historia del Convento, hacer un recorrido por los personajes más importantes, visitar algunos de los espacios del antiguo monasterio premostratense y jerónimo y acercarse a la historia a través de la magnífica colección arqueológica del Padre Belda situada en las ruinas de la iglesia jerónima que fue panteón de la Casa de Alba.