Familia Dehoniana | XXIV Capítulo General: el estado de la Congregación
17387
post-template-default,single,single-post,postid-17387,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

XXIV Capítulo General: el estado de la Congregación

XXIV Capítulo General: el estado de la Congregación

El segundo día del XXIV Capítulo General fue un día lleno de muchas emociones, ante todo por contar con la presencia del P. Heiner Wilmer que celebró la Eucaristía, esta sería su última misa con la comunidad de Roma antes de partir a Alemania para prepararse para su nuevo cargo de obispo de Hildesheim.

El P. Carlos Enrique Caamaño Martín, nuestro Superior General actual, agradeció al P. Heiner su servicio y le indicó que “no solo había sido un buen líder, sino un excelente cohermano, un hermano en la vida y en el trabajo”.  Por su parte, el P. Heiner dio gracias por la Congregación y aquellos con quienes sirvió.

Tras la Eucaristía, era momento de seguir trabajando, y de profundizar en cuál es el “estado” de la Congregación. ¿Cuáles son las prioridades? ¿Cuáles son los retos?

Así se recordó que cuando el P. Heiner Wilmer asumió el cargo, él y su consejo desarrollaron una carta programática basada en el mensaje del XXIII Capítulo General. La carta identificó tres áreas de enfoque:

  • signos de misericordia en la formación.
  • signos de misericordia conectadas con los pobres.
  • signos de misericordia en la evangelización.

Asimismo, la administración desarrolló una nueva Declaración de Misión para la Congregación, identificando una visión -amor con corazón abierto y mente- y una misión -Adveniat Regnum Tuum – venga tu reino.
De los proyectos iniciados, pero no completados, el P. Carlos Enrique citó la Conferencia General en Filipinas, la que fue planificada para la misma fecha que el Capítulo General. Al respecto, indicó que espera que la próxima administración explore la posibilidad de realizarla en el futuro.

Además, se habló sobre el énfasis que la administración le ha dado al tema de las misiones y la necesidad de un espíritu misionero. “Queremos recordar la audacia misionera del padre Dehon“, dijo el Superior General. Se tiene en cuenta la posibilidad de nuevas entidades misioneras en lugares como Colombia, México, Kenia y Nigeria. 

Asimismo, el P. Carlos Enrique habló de algunos desafíos de cada área continental, y subrayó la necesidad de compartir recursos y, sobre todo de personal. Así sugirió que se creen nuevas estructuras para facilitar tal intercambio. Después de la presentación del p. Carlos Enrique, cada responsable habló sobre su sector de actividad de la que es responsable, explicando más detalladamente lo que ya había surgido a grandes rasgos en la presentación del Superior General. Por la tarde, los delegados se reunieron en pequeños grupos para discutir el estado de la Congregación.