Familia Dehoniana | Pascua Dehoniana en Salamanca
17266
post-template-default,single,single-post,postid-17266,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Pascua Dehoniana en Salamanca

Pascua-dehoniana

Pascua Dehoniana en Salamanca

Salamanca acogió del 28 de marzo al 1 de abril la Pascua Dehoniana, donde un grupo de laicos, religiosos SCJ y jóvenes de los grupos de PJV pasaron unos días de oración y reflexión profundizando en las raíces de nuestra fe.

Carmen Portals, coordinadora nacional del grupo Laicos Dehonianos, nos cuenta cómo ha vivido esta experiencia.

“Como ya venimos haciendo desde hace varios años, o yo al menos estoy realizando, durante los días del Triduo Pascual nos reunimos para celebrar estos días santos con lo que suponen para los cristianos.

Lo venimos preparando el grupo de los laicos (jóvenes pero ya no tanto) y habiendo invitado a los participantes en el Encuentro de la Familia Dehoniana, nos hemos vuelto a reunir sólo algunos laicos, con la cariñosa acogida por parte de la Comunidad de la casa de Salamanca.

Al ser un número reducido de participantes, nuestra colaboración en la preparación de las celebraciones y la participación en ellas ha sido total. Este año hemos seguido una especie de itinerario:

  • En torno a “la mesa”, a la que se nos invita -Jueves Santo, con Cristo.
  • En la que se participa con entrega, se exponen momentos duros y difíciles, -con Él y entre nosotros, Viernes Santo-.
  • Posteriormente, en el silencio y acompañamiento en él a María, revisar y realizar nuestro menú particular, para “alimentar” nuestras vidas –Sábado Santo-.
  • También celebramos la Vigilia Pascual, comenzando sin luz alguna, para llegar a la Luz del Mundollenarnos de ella, desde el fuego que se enciende y que simboliza la purificación, encendiendo el Cirio que acompañamos en procesión a la Capilla para realizar la celebración.
  • Una vez llenos y resplandecientes nuestros corazones, con la fuerza del Resucitado, salimos a llevar la gran noticia, a caminar en nuestro día a día como peregrinos –Domingo de Resurrección, peregrinar-.

Además, en la mañana del viernes celebramos un Vía Crucis y en nuestros momentos de compartir, como siempre es habitual, entre lo serio y formal, se pasa a participar con nuestro buen humor y alegría, que nos producen el encuentro y lo que vivimos. También este año hemos incrementado los símbolos en nuestras celebraciones y nos ha ayudado mucho no sólo para celebrar sino para vivir y sentir la Pascua en nuestros corazones.

Gracias a todos los que la habéis hecho posible”.

Carmen Portals